metodología

Para determinar el movimiento de nuestras especies y sus características, el proyecto se desarrolla mediante la utilización de dos sistemas de seguimiento complementarios: el seguimiento continuo y el seguimiento pasivo.



Seguimiento continuo

El seguimiento continuo se realiza desde nuestra embarcación, en la que llevamos un hidrófono que detecta la frecuencia de sonido que emite cada transmisor. De esta manera, podemos conseguir la posición del pez cada 5-10 minutos. Esta metodología es la que nos da más precisión, pero exige estar “acompañando” al pez en cada momento.

Seguimiento pasivo

El seguimiento pasivo se basa en fondear unos receptores acústicos dentro del área de estudio. Cada receptor tiene un rango de detección, de manera que cuando un pez pasa por dentro de este rango, el receptor marca la fecha y hora. De esta manera, con unos 20-25 receptores, podemos cubrir el movimiento del pez sin tener que seguirlo desde la embarcación. Esta metodología tiene una menor precisión para determinar la posición del pez, pero con ella podemos obtener más días de seguimiento.

Seguimiento Pasivo

Figura 1. Embarcación del IMEDEA con la instalación del equipo de seguimiento continúo.

Figura 2. Receptor acústico usado en la red de seguimiento pasivo. Fotografía de http://www.sonotronics.com